Viernes 9 de Septiembre: Salmos 62:1-12
9 septiembre, 2016
Domingo 11 de Septiembre: Salmos 64:1-10
11 septiembre, 2016
Mostrar Todos

Sábado 10 de Septiembre: Salmos 63:1-11

Dios, Dios mío eres tú;
    De madrugada te buscaré;
    Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
    En tierra seca y árida donde no hay aguas,

Para ver tu poder y tu gloria,
Así como te he mirado en el santuario.

Porque mejor es tu misericordia que la vida;
Mis labios te alabarán.

Así te bendeciré en mi vida;
En tu nombre alzaré mis manos.

Como de meollo y de grosura será saciada mi alma,
Y con labios de júbilo te alabará mi boca,

Cuando me acuerde de ti en mi lecho,
Cuando medite en ti en las vigilias de la noche.

Porque has sido mi socorro,
Y así en la sombra de tus alas me regocijaré.

Está mi alma apegada a ti;
Tu diestra me ha sostenido.

Pero los que para destrucción buscaron mi alma
Caerán en los sitios bajos de la tierra.

10 Los destruirán a filo de espada;
Serán porción de los chacales.

11 Pero el rey se alegrará en Dios;
Será alabado cualquiera que jura por él;
Porque la boca de los que hablan mentira será cerrada.

1 Comment

  1. José Luis Misael Arcaraz Becerra dice:

    “Porque mejor es tu misericordia que la vida” Salmo 63:3a

    ¿Qué es la vida? La vida es hermosa en sí misma, el poder despertar hoy en la mañana y poder experimentar cada sensación que puedo percibir… me deja sin palabras… la misma vida en su conjunto, tiene las cosas cotidianas, como el que comeremos y que vestiremos, pero hasta eso que nos puede preocupar y causar ansiedad, es algo que nos impulsa, nos motiva y nos tiene en movimiento… ¡Que incontables son las cosas que conforman nuestras vidas!

    Pero su misericordia es mejor… ¡Si no puedo alcanzar a describir como me sentí hoy al despertar! ¿cómo podría yo hablar de Su grande, fiel, poderosa, inagotable misericordia en todas y cada una de las áreas y cosas que componen eso tan fabuloso y entretenido que llamamos vida? Y al ponerla en comparación la misma vida se queda pequeña e insignificante cuando no nos percatamos que toda ella esta rodeada, sumergida y bañada de misericordia…

    Por esta hermosa vida y por esta aún más valiosa misericordia…

    “Mis labios te alabarán.” Salmo 63:3b